Te ayudamos, con un par de consejos para que cuides de la mejor manera tus orquídeas, A continuación te damos tips para que tus orquídeas estén relucientes y sanas!

Luz

Como la mayoría de las plantas la luz es fundamental para las orquídeas, OJO! cuando decimos luz es claridad, las orquídeas no toleran el sol directo. (Algunas variedad pueden tolerar algo de sol directo pero fuera de las horas centrales de sol), procura siempre ponerla en el interior del hogar, al lado de la ventana o en una zona con mucha claridad del hogar. Una buena claridad es fundamental para fomentar su crecimiento y floración

Agua

El agua, junto con la luz, son de los aspectos mas importante de este tipo de planta. Es así como la planta se hidrata y absorbe los minerales que contiene el agua con la que regamos la orquídea. El riego de esta planta puede variar según la temporada del año que nos encontremos, normalmente se riegan una vez cada 5/7 días, procurando nunca dejarle agua por debajo y evitando encharcar mucho la tierra de la misma.

Una de las mejores formas de regar nuestras orquídeas, es sumergiéndolas en un recipiente lleno de agua pero sin llegar a que el agua entre por la parte superior del recipiente o maceta, dejarlo un par de horas, y muy importante siempre retirar el agua restante.

Temperatura

Las diferentes especies de orquídeas están distribuidas en climas muy diversos. No obstante, la mayoría son originarias de las zonas tropicales y, por tanto, necesitan unas temperaturas cálidas o templadas. Difícilmente, estas plantas soportarán heladas o temperaturas por debajo de 4 o 5ºC.

Transplante

Las orquídeas necesitan pocos transplantes. Normalmente, las raíces viven bien en recipientes pequeños aunque estén un poco comprimidas. De hecho este factor puede estimular la floración. De todas formas hay 3 situaciones en las que está indicado proceder a un transplante:

1º- La maceta o recipiente se ha quedado muy pequeño y las raíces empiezan a salir fuera del recipiente en la parte superior o en el fondo aprovechando los agujeros de drenaje.
2º- El substrato se ha compactado y no drena bien por lo que retiene agua y es susceptible de descomponerse.
3º- La planta está infectada por hongos u otros y observamos deterioro de las raíces o su podredumbre (pasan del color verde a uno pardo u oscuro). Las primeras señales pueden aparecer en las hojas que empiezan a amarillear.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *